Relatos

Primer Ascenso del “Alto Los Leones“ (5400 m) – Traducción del relato publicado en 1943

Primer Ascenso del “Alto Los Leones“ (5400 m)

(Según el informe del andinista chileno C. E. Piderit. Aunque ningún miembro del DAV estuvo involucrado en este extraordinario éxito del montañismo, una breve descripción del gran logro es ciertamente de interés para todos los lectores).

El <Alto Los Leones> se pensó durante mucho tiempo que era invencible, porque varias expediciones, algunas de ellas desde el extranjero, habían fracasado por culpa de esta gigante mole escarpada. Otro intento, que comenzó a fines de febrero de 1939 desde el valle <Los Leones>, involucró a un grupo más grande de montañistas, incluidos los miembros H. Wünsche y R. Finger del Club Alemán de Excursionismo (DAV) de Valparaíso. Pero incluso en esa oportunidad una pared de roca lisa de unos 60 metros de altura bloqueaba el avance, después de la victoriosa conquista de una inverosímil pared de ¡casi 2000 metros de altura! En el transcurso de cuatro días de arduo trabajo de montañismo, ya a la considerable altura de casi 5000 metros sobre el nivel del mar, la última parte del camino hacia la cumbre y con ella la perspectiva de conseguir el éxito. Después de todo, se hicieron valiosas exploraciones y quedó claro para los participantes que debe haber una posibilidad de conquistar el <Alto Los Leones>.

Los integrantes del último intento mencionado, el matrimonio Marmillod, una pareja de alpinistas suizos de probada eficacia, así como el célebre C.E. Piderit, miembro del Club Andino de Santiago, reanudaron la escalada en la semana de Pascua de 1939, es decir, relativamente tarde.

El 7 de abril, se tomaron el Ferrocarril Andino hasta El Juncal, desde donde inmediatamente comenzaron la marcha para establecer el primer campamento esa misma tarde en las estribaciones del glaciar Juncal, frente al poderoso y casi amenazante <Alto Los Leones>. Al día siguiente, después de haber determinado con precisión la ruta de ascenso, partieron con una enorme mochila de unos 40 kg por persona, de manera constante y con relativa facilidad hasta una altitud de 4000 metros, donde llegaron al primer campamento de altura al pie de un glaciar.

El siguiente 9 de abril, temprano en la mañana, la carpa fue montada y todo el equipo innecesario fue dejado atrás, porque había una tarea difícil por delante: ¡La pared rocosa casi vertical, que se elevaba interminablemente, tenía que ser conquistada! Durante todo el día fueron caminando constantemente, aunque lentamente por la altitud – en ningún lugar hubo la más mínima oportunidad de establecer un campamento alto. Finalmente, por la noche, se encontró un pequeño lugar en forma de herradura protegido, donde no había mucho espacio para el campamento alto #2. Un viento gélido y un frío tremendo no les permitieron preparar algo de comer, inmediatamente se arrastraron a las bolsas de dormir y durante toda la noche no pudieron conciliar el sueño: ¿Llevaría el ascenso al éxito al día siguiente? ¿Habrá un acceso a la cresta superior? Estas preguntas ansiosas sacudieron los nervios de los escaladores.

Después de tomar una bebida caliente, a la mañana siguiente continuaron cuesta arriba, buscando laboriosamente un camino a través de la pared. Finalmente, alrededor de las 4 de la tarde, había verdaderas perspectivas de éxito: Se había escalado un paso que conducía al último glaciar colgante, que descendía de la cumbre. Las bolsas de dormir se colocaron sobre el hielo y comenzó una segunda <noche triste>, donde nuevamente no se durmió por el frío y el viento helado en el lugar expuesto. Los escaladores volvieron a preguntarse: ¿No debería llegar la cumbre del <Alto Los Leones>, lo más cerca posible, al día siguiente? Sólo 200-300 metros podría haber sido la distancia entre los tres escaladores y la majestuosa cumbre que yace allí a la brillante luz de la luna; pero todavía quedaba un glaciar de por medio, ¿qué sorpresas podría traer?

Un maravilloso día soleado, el 11 de abril recibe a los escaladores, que estaban decididos hasta el final. Los crampones se colocaron rápidamente y comenzó la batalla final. Medio metro de nieve fresca hacía difícil el avance rápido sobre el glaciar. Las inquietantes e interminables grietas instaron a la máxima precaución, la meta no quería acercarse un poco más. Sólo gracias a la gran experiencia en hielo del Dr. Marmillod, el pasaje fue finalmente superado a las 3 de la tarde y ¡el hasta entonces invencible <Alto Los Leones> había sido conquistado! Completamente exhaustos, pero felices por el éxito del ascenso, los tres escaladores se dieron la mano. Vale la pena mencionar que el mayor mérito del día, fue sin lugar a dudas la Sra. Marmillod, que en ningún momento de la difícil escalada, se rindió ni siquiera un poco y una vez más <se puso de pie para su marido>.

Un pequeño promontorio de rocas fue erigido en la cima, algunos datos sobre el ascenso y los nombres de los conquistadores fueron guardados en una pequeña caja de hojalata y dejaron en la cumbre la piqueta de hielo del Dr. Marmillod. Después de tomar fotos de las gigantescas montañas circundantes, como el Aconcagua, Los Gemelos, León Blanco, León Negro, Juncal, Plomo, Altar, etc., comenzaron de nuevo el descenso, que pronto llevó a los escaladores al campo alto 3, donde se tuvo que padecer la última <noche triste>. Al día siguiente continuaron el descenso por el camino más corto, pasando por el campo 2 hasta la carpa aún intacta y de vuelta al campo 1 donde habían dejado todo el equipo excedente. Aquí, por primera vez, tuvieron una comida fuerte, una deliciosa sopa <Los Leones>, preparada con especial esmero por la Sra. Marmillod.

El día 13 bajaron al campamento de partida, donde el arriero estaba esperando y que rápidamente y de manera segura llevó a los exitosos conquistadores de montaña a la combinación andina en El Juncal, desde donde el tren llevó a los andinistas a Santiago en unas pocas horas.

(Nota del editor: Mientras tanto, la extremadamente difícil cumbre de la Cordillera fue escalada por segunda vez exactamente por la misma ruta: El 15 de febrero de 1942, los chilenos A. Muñoz y J. Jeffs conquistaron con éxito la montaña).

Traducción: Ángel Sánchez

Artículo publicado originalmente en la revista Andina de 1943: